Importancia del peso corporal

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir este artículo. Es la pregunta que siempre me hacen y creo que no pasan 2 días seguidos sin que alguien me hable del peso corporal.

Estamos muy mal acostumbrados con este tema. Siempre hemos oído hablar del peso a la hora de progresar. Cometemos el GRAVE error de medir nuestros progresos mediante el peso. No sólo nosotros, gente de a pie que no tiene los conocimientos necesarios, sino “profesionales” de esto basan todo en él: pérdida de peso, ganancia de peso, baja X kilos, gana X kilos, etc.

Hoy voy a intentar explicar el por qué el peso no nos indica prácticamente nada y debemos olvidarnos de él.

Para ello tenemos que comenzar a hablar de lo que es la composición corporal.

El cuerpo humano está formado de órganos, huesos, músculo, grasa y líquidos (entre otras cosas claro). De hecho el 70% de nuestro cuerpo (aproximadamente) es agua (líquidos).

Ahora vamos a explicar cuánto puede variar cada uno de estos componentes.

Huesos: los huesos suelen mantenerse igual. Excepto en nuestra edad de desarrollo, en el resto de nuestra vida se mantienen igual. Pueden perder composición con el paso del tiempo pero ese es otro tema a parte.

Órganos: al igual que los huesos nuestros órganos se mantienen en el mismo peso/volumen excepto en nuestra edad de desarrollo. Por lo tanto no influirá en nuestro peso corporal significativamente.

Músculo: cuándo hacemos deporte nuestros músculos crecen. Esto es una evidencia. Por ejemplo en el caso del corazón, su volumen aumenta ya que nuestros músculos demandan más sangre. Pero la cantidad en la que puede aumentar o disminuir nuestra masa muscular día a día es mínima. Esto sólo se puede comprobar con el paso de las semanas/meses.

Grasa: dependiendo de nuestro balance energético podremos conseguir ganar, mantener o perder grasa. En este caso las ganancias o pérdidas de grasa corporal serán comprobables con el paso de las semanas/meses. Diariamente es imposible calcular la diferencia entre ello.

Líquidos: como hemos dicho anteriormente, nuestro cuerpo está formado en un 70% de agua. Os podéis estar haciendo una idea de lo influyente que es en nuestro peso. En cuestión de unas simples horas nuestro peso puede tener una variación no sólo de gramos sino incluso de kilogramos. Está comprobado que después de 1 hora de ejercicio físico podemos llegar a perder 2kg de agua. Por eso es tan importante hidratarse, para recuperar lo que hemos perdido. Pero no deja de ser agua, no es grasa, sino agua.

Otros motivos para la variación del peso debido a los líquidos son las veces que vamos al baño. No todos los días vamos lo mismo por lo tanto el peso que eliminamos puede ser mayor o menor. Al igual que sucede con pesarnos por la mañana en ayunas sin haber ingerido ningún alimento y hacerlo por la tarde cuando nuestro cuerpo ha consumido alimentos, ha bebido, ha hecho digestiones, etc.

También el glucógeno que producimos a la hora de entrenar. Seguro que cuando entrenáis os veis más fuertes, más grandes…. Esto es debido a la producción del glucógeno. Éste también puede llegar a variar kilogramos. Una persona que entrena regularmente tendrá más glucógeno que una persona sedentaria por lo tanto su peso puede subir.

Y no podemos olvidar el caso de las mujeres y su menstruación. En los días en los que ovulan producen gran cantidad de líquidos. A parte de tener hinchazón. Obviamente es sólo algo pasajero que ocurrirá cada ciertos días del mes.

Hay que tener en cuenta que todo esto influye en nuestro peso pero a la hora de ver nuestra composición corporal no todo tiene la misma relevancia.

LA COMPOSICIÓN CORPORAL

Consiste en las cantidades de músculo, grasa y líquido de nuestro cuerpo. Se suele dividir de 2 maneras:

Masa grasa: Es la cantidad de grasa que tenemos en nuestro cuerpo.

Masa magra o libre de grasa: Es todo lo demás: músculo, hueso, sangre, órganos, líquidos, etc.

Esto es lo más importante a la hora de valorar nuestro progreso. Si tú estás perdiendo peso pero mantienes tu masa magra, quiere decir que estás perdiendo grasa. Y lo mismo sucede al revés, si estás perdiendo peso y mantienes tu masa grasa quiere decir que en vez de grasa estás eliminando masa magra.

Teniendo en cuenta que perder peso de los huesos, sangre, órganos es muy difícil, podríamos decir que ese peso perdido de la masa magra se compone de músculo y líquidos. Y como dije anteriormente, es mucho más factible que la mayoría, por no decir todo, sea líquido.

Es cierto que se puede perder masa muscular, pero si nuestra alimentación y entrenamiento es el correcto no tendríamos que preocuparnos en exceso por perderla.

Aquí dejo la comparación entre lo que es 1kg de masa muscular y 1kg de grasa.

Como podéis observar, la grasa tiene un volumen mucho mayor que el músculo. Esto nos sirve para valorar nuestros cambios visuales. Si perdemos muchos kilos y apenas notamos diferencia podemos concluir que hemos eliminado masa magra (líquidos, músculo…). En cambio, por muy poco peso que hayamos eliminado, si nuestro volumen ha bajado concluiremos que vamos por el buen camino porque hemos eliminado grasa.

Aquí tenéis una comparativa. Ambas personas pesan lo mismo pero tienen diferente composición corporal. Esto es lo importante, no el peso, el peso no deja de ser un número.

Si mi peso no varía, ¿puedo estar progresando?

La respuesta es: SI.

Con lo explicado anteriormente podemos deducir perfectamente que aunque nuestro peso no varíe o incluso suba, nuestra composición corporal sea mejor. En el caso de que nuestro objetivo sea eliminar grasa (no eliminar peso, sino eliminar grasa) si con el paso del tiempo hemos ganado 3kg de músculo y perdido 3kg de grasa… ¿el peso es el mismo verdad? En cambio nuestra composición corporal ha mejorado: hemos eliminado grasa pero también hemos ganado músculo. Esto conlleva tener un volumen corporal menor (la grasa tiene más volumen que el músculo) pese a tener el mismo  o mayor peso.

Estamos tan mal acostumbrados y educados que damos importancia a cosas que no la tienen. Valoramos o usamos como referencia mediciones que son erróneas. Me hace sentir mucha tristeza que profesionales (o así se hacen llamar ellos) de este ámbito valoren los resultados de una persona solamente mediante su peso. Es tal el punto en el que nos tienen maniatados con este tema que llegamos a venirnos abajo por ganar una ridiculez de kilos o incluso gramos y venirnos arriba por haber bajado 2kilos.

Debemos dar importancia a la composición corporal y no tanta al peso. Éste puede variar en cuestión de simples horas, incluso minutos debido a la pérdida o ganancia de líquido en nuestro organismo. En cambio nuestra composición corporal no. Ésta necesitará de más días para variar ya que consiste en la cantidad de grasa y músculo que tenemos. Ambas no varían de la noche a la mañana.

Lo importante es eliminar grasa ya que al igual que es complicado eliminarla, también es complicado volver a ganarla. En cambio con los líquidos pasa todo lo contrario. Vienen y van en cuestión de horas y por consiguiente nuestro peso variará en cuestión del mismo tiempo.

No te fijes en el peso, es solamente un número, lo importante es la composición corporal. Seguro que conocéis a gente que ha bajado muchos más kilos que otra persona pero se le nota menos físicamente o visualmente. ¿Por qué? Porque pese a haber más kilos de diferencia, la otra persona ha bajado realmente más grasa.

Medir grasa corporal mediante la báscula

No podía dejar pasar por alto el tema de las básculas y su medición de la grasa corporal. Es completamente inexacto. Estas básculas emplean la medición mediante bioimpedancia y se supone que te indican su IMC (Indice de masa corporal), líquidos de tu cuerpo y % graso. Como digo es erróneo ya que la única manera de medir el % graso es con un calipero o plicómetro mediante pliegues como se indica en la imagen.

Consiste en coger pliegues en diferentes partes del cuerpo y luego calcular su % mediante una fórmula. Esta es la única manera de calcularlo. Eso si, debe hacerlo un profesional.

IMC (Indice de masa corporal) y su inexactitud

Se utiliza para determinar si una persona está en su peso ideal o no. Para ello utiliza una fórmula que consiste en dividir los kilogramos de peso por la estatura al cuadrado (en metros).

Según lo explicado a lo largo del artículo, esto es muy erróneo ya que no es lo mismo pesar 80kg de los cuales un 15% es grasa que pesar lo mismo pero teniendo un 50% de grasa corporal aunque ambos sujetos midan lo mismo.

En ningún momento tienen en cuenta el % graso por lo que su valoración es inexacta. Una persona que tiene un % graso de 15% jamás puede considerarse como obesa, en cambio, debido a la mínima recopilación de datos que se utiliza en esta fórmula, puede darse el caso de valorar como obesa a una persona así.

Para que se entienda mejor dejo un imagen de 2 personas con el mismo IMC.

Así que como podéis observar, el IMC es un poco absurdo. Algo obvio cuando hemos demostrado que el peso corporal de una persona es muy poco relevante y la fórmula del IMC se basa precisamente en ello.

Ojalá estos artículos sirvan para que entre todos lleguen a la mayor cantidad de personas y que, poco a poco, logremos quitarnos de la cabeza estas mentiras acerca del peso y nuestros progresos.

Agradezco la difusión, sin vosotros estos artículos carecerían de importancia.

Twitter@jairo_fitness

E-mailasesorias@jairofitness.com

Facebookhttps://www.facebook.com/fitnessjairo

Instagram@jairo_fitness

Página webwww.jairofitness.com

Un pensamiento sobre “Importancia del peso corporal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *